Nuestro propio microcosmos

Todos tenemos acceso a nuestro  microcosmos.

Suelo quedarme mirando el piso de granito encontrando figuras de toda naturaleza. Incluso he podido imaginar una historia con sus personajes. Una mujer pirata que perdió su pata de palo, un Elvis Presley que le canta a un perro, un ángel con un tanga rosado, un burro en smoking, una enfermera con su paciente y sus familiares a su lado, un gato, peces, árboles, un padre cargando a su hijo…

Incluso cuando tengo la oportunidad de pintar, nunca sé lo que pintaré, solo hago algunos trazos y dejo que el lienzo vaya dirigiéndome.

Quizás es el primer paso de la locura…pero para allá sigo.

Siento que esto entrena mejor mi cerebro cuando voy al baño que quedarme pegado al celular.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.